Urkullu apuesta por lograr "un nuevo estatus compartido" y un "futuro con el mayor consenso"