Un 10 % de los trabajadores del Tribunal de Cuentas son familiares de altos cargos