Las primeras reacciones políticas al mensaje de Felipe VI llegan desde Cataluña