Segunda e intensa jornada de los Reyes en Londres