Sánchez quiere acabar con los aforamientos