López Viejo sigue la estrategia de la cúpula de la Gürtel y se niega a declarar