Rato, en libertad sin pasaporte y con la obligación de comparecer cada mes