Rita Barberá a su llegada al Supremo