Iglesias ve en la polémica de Espinar un ataque contra él para debilitar su liderazgo