Rajoy mantiene a Santamaría como su mano derecha