La Policía controla la situación en la sede del Partido Popular