La acogida del Aquarius y la dimisión de Màxim Huerta marcan los primeros días del Gobierno