El Parlamento extremeño debate una moción abocada al fracaso