El PSOE legitima a golpe de pasado el presente de un partido