Rus sale de su casa en compañía de agentes de la UCO