Dos diputados socialistas rompen la disciplina del partido a la ley de abdicación