La asesina confesa de Carrasco compró las armas a un toxicómano en Gijón