El Dos de Mayo más atípico huele a precampaña electoral