El Gobierno trata de compensar tres años de medidas impopulares