"No somos responsables de la frustración que ha generado la izquierda radical griega”