Rajoy solo confirma la muerte de un español en los atentados y pide prudencia