El presidente del Gobierno no ha querido transmitir un mensaje de tranquilidad