Rajoy, agredido por un micrófono