Mariano Rajoy aguanta el chaparrón junto a Merkel en Berlín