Los yihadistas detenidos querían atentar en Madrid y tenían fácil acceso a armas