Llarena, mal traducido ante el juez belga