La patronal pone pegas a estar dentro de la Ley de trasparencia