La LOMCE apuesta por un currículo enfocado al mercado, no al pensamiento