Juan Carlos y Cristina, 20 horas escondidos en el museo del Bardo