La imputación de la Infanta no supone, todavía, que se siente en el banquillo