Montserrat González llevaba dos años planeando el crimen y lo intentó cinco veces