La Infanta afirma que no sabía de dónde procedía el dinero