La Infanta declarará dos años después de que saltaran las sospechas