Urdangarin se desentiende de la contabilidad de Nóos y Aizóon