Ignacio González, en un calabozo individual y videovigilado