Ignacio González, en los calabozos