Iglesias se ofrece a Sánchez como socio de gobierno imponiéndole una agenda con veinte medidas sociales