La basura sepulta a los madrileños y crea alarma por las posibles plagas