“Hemos votado”, el grito al unísono en una abarrotada plaza de Lleida