El Govern intenta rebajar la tensión y se habla ahora de "declaración simbólica"