Goirigolzarri afirma que el informe no detecta ningún ajuste adicional de provisiones