El Gobierno combatirá la "violencia simbólica" y quiere estadios "sin expresiones racistas"