A 12 días del 1-O, el Gobierno le da a los independentistas donde más duele: en la caja