Cataluña y el País Vasco ven una "cierta provocación" en las palabras de Morenés