Floriano ve un vínculo estrecho entre republicanismo y extremismo