El viacrucis judicial que terminó hundiendo a Ritá Barberá