Los dos fallecidos en Estepona eran amigos y se descarta una agresión por parte de terceros