El detenido en Algeciras pertenecía a un grupo con presencia en varios países