Las víctimas de ETA, divididas