Rajoy y Sánchez, miran de reojo a Galicia y al País Vasco